16 de febrero de 2021

Estudios de especies múltiples : cultivar las artes de la atención

Imagen destacada: Collage » Somos como las flores» María Marta Rodriguez  IG@mayrodriguezbosch

Thom van Dooren ;Eben Kirksey ; Ursula Münster

Environmental Humanities, University of New South Wales, Australia

Resumen
Los académicos en humanidades y ciencias sociales están experimentando con formas novedosas de relacionarse con los mundos que nos rodean. La inmersión apasionada en la vida de hongos, microorganismos, animales y plantas está abriendo nuevos conocimientos, relaciones y responsabilidades. Esta introducción al número especial ofrece una descripción general del campo emergente de los estudios de múltiples especies. Inquietante dadas las nociones de especie, explora un amplio terreno de posibles modos de clasificar, categorizar y prestar atención a las diversas formas de vida que constituyen los mundos. De la atención detallada a entidades particulares, se abre una multiplicidad de posibles conexiones y comprensiones: las especies son siempre múltiples, multiplicando sus formas y asociaciones. Es esta unión de cuestiones de tipo y su multiplicidad lo que caracteriza los estudios de múltiples especies. Una variedad de enfoques para conocer y comprender a los demás (modos de inmersión) fundamentan y orientan esta investigación: los compromisos y colaboraciones con científicos, agricultores, cazadores, pueblos indígenas, activistas y artistas están catalizando nuevas formas de investigación etnográfica y etológica. Este artículo también explora el contexto teórico más amplio de los estudios de múltiples especies, preguntando qué está en juego —epistemológica, política, éticamente— al aprender a estar atento a las diversas formas de vida. ¿Son todas las entidades vivas biológicas, o un tornado, una piedra o un volcán podrían ser susceptibles de formas similares de inmersión? ¿Qué significa vivir con otros en mundos enmarañados de contingencia e incertidumbre? Más fundamentalmente, ¿cómo podemos hacer el trabajo de habitar y coconstituir mundos asi?  Los pueblos indígenas, activistas y artistas están catalizando nuevas formas de investigación etnográfica y etológica. Al abordar estas preguntas, este artículo explora el cultivo de las «artes de la atención»: modos de prestar atención a los demás y elaborar respuestas significativas.

Obra pintura: «Expectativa vs Realidad» o la naturaleza en manos del egoismo – María Marta Rodriguez

Artículo de Investigacion 
Todos los seres vivos emergen y viven dentro de comunidades multiespecies. Como dijo Gregory Bateson, la unidad fundamental de supervivencia es el «organismo en su entorno». La vida no puede surgir y sostenerse aisladamente. Pero las relaciones también tienen historias. Más allá de un intercambio ecológico estático, como los circuitos de energía trazados por los primeros ecologistas, los organismos están situados dentro de historias profundas y entrelazadas. Y así, más allá de la mera supervivencia, formas de vida particulares en toda su resplandeciente diversidad emergen de patrones entrelazados de vivir y morir, de ser y devenir, en un mundo más amplio. La relación íntima entre una flor y su abeja polinizadora es una en la que ambas formas de vida se moldean y se hacen posibles a través de una herencia compartida, un entrelazamiento que Isabelle Stengers caracteriza como “captura recíproca”. Como tales, no se encuentran por casualidad, esta abeja y esta flor; más bien, su relación surge de historias coevolutivas, de ricos procesos de co-devenir. Este co-devenir implica el intercambio y la emergencia de significados, la inmersión en redes de significación que pueden ser lingüísticas, gestuales, bioquímicas, etc. Desde los marcadores visuales y olfativos dirigidos con los que una flor llama a sus polinizadores, hasta las invitaciones al juego de los cánidos con sus complejos modos de etiqueta receptiva, el mundo es una matriz comunicativa viva entretejida con «signos y maravillas». La relacionalidad multiespecie sintonizada con los registros temporales y semióticos evidencia un mundo vivo en el que el ser siempre es devenir, el devenir siempre es devenir-con.
Los estudios de múltiples especies retoman esta comprensión de nuestro mundo, inspirándose en las ciencias naturales y más allá, trayendo diversos cuerpos de conocimiento a la conversación y empujándolos en nuevas direcciones. Los estudiosos de múltiples especies se preguntan cómo las vidas humanas, las formas de vida y las responsabilidades se combinan en estos enredos. Al abordar estas preguntas, los académicos también se están involucrando con largas historias de pensamiento relacional y agente de los pueblos indígenas. Como ocurre con todos los organismos vivos, las vidas y los modos de vida humanos no pueden tener lugar y describirse de forma aislada. Como señala Anna Tsing, «la naturaleza humana [en todas sus innumerables formas] es una relación entre especies». Las historias de solo humanos no servirán a nadie en un período marcado por procesos de destrucción biosocial que se intensifican y se refuerzan mutuamente, desde la extinción masiva hasta el cambio climático, desde la globalización hasta el terrorismo. Hay muchos nombres para nuestra condición actual —Antropoceno, Capitaloceno, Plantationoceno, Chthulucene, White-supremacy-cene, y la lista continúa 9 — pero como se llame, lo que parece exigir son prácticas detalladas de atención a las formas complejas que todos nosotros nos convertimos en una relación consecuente con los demás. Tomando en serio esta provocación, los estudiosos de múltiples especies están explorando y reformulando preguntas políticas: ¿Cómo se desarrollan el colonialismo, el capitalismo y sus relaciones desiguales de poder asociadas dentro de una red de vida más amplia? ¿Qué contará como conservación en nuestro mundo posnatural? ¿Cómo debemos repensar “lo humano” después de que estalló la burbuja antropocéntrica? ¿Qué formas de responsabilidad se requieren y cómo podemos aprender a responder de otras formas, quizás mejores, a las comunidades que toman forma en “paisajes devastados”?
Estos complejos y vitales problemas son explorados por estudiosos de múltiples especies de una manera particular: sumergiéndose en la vida de hongos, microorganismos, animales y plantas. De esta forma, el campo de los estudios multiespecíficos pretende abrir nuevos espacios para la investigación interdisciplinar y colaborativa. Si bien tanto “el animal” como “el medio ambiente” han sido objeto de nuevas formas de investigación académica en las humanidades y las ciencias sociales en las últimas décadas, los estudios de múltiples especies prometen algo un poco diferente. En contraste con los estudios con animales, la investigación de múltiples especies abarca un ámbito taxonómico de investigación más amplio. Pero no reemplaza simplemente un animal focal con una planta o bacteria. En cambio, un enfoque multiespecie se centra en las multitudes de agentes vivos que se crean mutuamente a través de relaciones entrelazadas que incluyen, pero siempre también superan, la dinámica de depredador y presa, parásito y huésped, investigador e investigado, socio simbiótico o vecino indiferente. Pero estos contextos más amplios no son meros entornos en el sentido de un fondo estático y homogéneo para un sujeto focal. Más bien, son «ecologías del yo» complejas, entornos dinámicos que se moldean y remodelan continuamente, activamente, aunque no siempre a sabiendas, elaborados a través del intercambio de «significados, intereses y afectos», así como carne, minerales, fluidos, material genético y mucho más. Como se analiza más adelante, esta multiplicidad, esta multiplicación de perspectivas e influencias, es clave para lo que se tratan los estudios de múltiples especies.
Además, como ilustra este número especial, este enfoque inmersivo ahora también se está aplicando cada vez más a formas de vida que muchos, pero no todos, consideraríamos no vivos: desde piedras y sistemas climáticos hasta inteligencias artificiales y especies químicas. Por ejemplo, en su contribución a esta colección, Vinciane Despret y Michel Meuret articulan un enfoque cosmoecológico que trae dioses, ancestros y espíritus a nuestros relatos de las formas de vida y, por lo tanto, los modos de relación y conexión que constituyen mundos. De esta manera, un grupo creciente de académicos está desafiando los prejuicios bióticos del trabajo de múltiples especies. Desde esta perspectiva, el biocentrismo a menudo ya no se ve como un correctivo importante a enfoques previamente antropocéntricos, sino más bien como un sesgo injustificable en sí mismo. Basada en importantes conocimientos de una variedad de campos, incluidos los nuevos materialismos, la geología política, y la metafísica indígena, la vivacidad de lo abiótico está pasando a primer plano. Se podría pensar que muchas entidades, desde las formaciones geológicas y los ríos hasta los glaciares, tienen formas de vida, historias y patrones distintivos de devenir y entrelazarse, es decir, formas de afectar y ser afectados, por lo que también podrían convertirse en sujetos de etologías. en el sentido deleuziano del término. Si estos enfoques multiespecíficos podrían ser útiles para pensar en la vivacidad abiótica y de qué manera, y cómo podrían arrojar luz sobre el trabajo consecuente realizado por diversas formas de establecer límites entre lo vivo y lo no, siguen siendo preguntas abiertas en esta etapa.

El término especie en estudios multiespecies apunta a formas de vida particulares y a cualquier reunión relevante de parientes y / o especies (como ha argumentado Donna Haraway, señalando los significados históricamente mucho más amplios del término especie ). Especies aquí no tiene la intención de implicar que los tipos sean fijos u homogéneos, ni debe tomarse el término para asumir un modo científico específicamente occidental de taxonomía (discutido más adelante). Si bien algunos críticos culturales han sugerido que la noción de especie es una imposición antropocéntrica al mundo, prestar mucha atención a otros tipos de vida revela que los seres humanos no somos excepcionales en nuestra capacidad para clasificar y categorizar. Para nuestros oídos, la noción de especie tiene preguntas clave abiertas: ¿Cómo los agentes entrelazados se aprietan entre sí con sus propias prácticas de clasificación, reconocimiento y diferenciación? ¿Cómo se representan y sienten los diferentes tipos de ser en el flujo y reflujo continuo de la agencia en mundos de múltiples especies?
Como término general, los estudios de múltiples especies reúnen diversos enfoques disciplinarios e interdisciplinarios que han surgido en los últimos años. Estos incluyen etnografía de múltiples especies , eto-etnología, antropología de la vida, antropología más allá de la humanidad, estudios de extinción, y geografías más que humanas. A pesar de sus diferencias, vemos todos estos enfoques unidos por un interés común en comprender mejor lo que está en juego, ética, política y epistemológicamente, para las diferentes formas de vida atrapadas en diversas relaciones de conocimiento y convivencia. En otras palabras, cada uno de ellos es un ejemplo de los nuevos estudios científicos que Tsing ha señalado, uno que se basa en una «inmersión apasionada en las vidas de los no humanos que se están estudiando».
Hay dos secciones principales en este artículo. El primero ofrece una descripción general, una especie de mezcla, de lo que consideramos algunos de los modos dominantes de inmersión que fundamentan y guían la investigación en el área amplia de estudios de múltiples especies. Cada uno de estos enfoques podría entenderse como un método para cultivar lo que Tsing ha llamado las «artes de darse cuenta»: desde compromisos y colaboraciones con científicos, agricultores, cazadores, pueblos indígenas, activistas y artistas hasta el desarrollo de nuevas formas de investigación etnográfica y etológica. La segunda sección explora el contexto teórico más amplio de las investigaciones de múltiples especies, los tipos de preguntas y temas que estos enfoques pretenden abrir y rehacer. Transformar la atención en atención, en el cultivo de habilidades tanto para prestar atención a los demás como para responder de manera significativa, esta sección se ocupa de la política y la ética de cómo podemos llegar a conocer a los demás y, por lo tanto, (re) elaborar modos de vida y muerte en un mundo ricamente variado pero fundamentalmente compartido.
Inmersión apasionada
…. En esencia, implica interacciones atentas con diversas formas de vida. Más allá de ver a otras criaturas como meros símbolos, recursos o trasfondo de la vida de los humanos, los estudiosos de estudios multiespecíficos se han propuesto proporcionar relatos «densos» de los mundos experienciales distintivos, modos de ser y vínculos bioculturales de otras especies. Las formas inmersivas de conocer y estar con los demás implican una cuidadosa atención a lo que les importa: atención a cómo crean vidas y mundos compartidos. Pasión no significa aquí practicar un entusiasmo incondicional o apoyo para el florecimiento de otro. La inmersión en la vida de los incómodos, los no amados o incluso los odiados es muy posible. Como tal, parte de esta erudición va en contra de las normas y sentimientos dominantes, cultivando la atención a criaturas como garrapatas, virus patógenos, y buitres. Otros trabajos, como los compañeros caninos de Haraway y los cultivos microbianos post-pasteurianos de Heather Paxson, han orbitado alrededor de bichos con los que conviven los humanos. Otros más están estudiando conjuntos de múltiples especies en zonas salvajes que proliferan más allá de los dominios de la influencia y el control humanos. Es posible una diversidad de focos; no todos son cómodos y afirman la vida (aunque la cuestión de quién se afirma en la vida es en sí misma de interés central y crítico). En resumen, la inmersión apasionada significa volverse curioso y enredado, “aprender a ser afectado” y, por lo tanto, quizás a comprender y cuidar un poco diferente.
En sus esfuerzos por comprender mejor los mundos de múltiples especies, algunos académicos están profundizando en los archivos de las humanidades y las ciencias sociales para involucrar a aliados intelectuales a veces inesperados, muchos de ellos escribiendo en un período anterior a la solidificación de las «dos culturas». Por ejemplo, The American Beaver and His Works de Lewis Henry Morgan de 1868 fue un estudio realizado antes de que la biología y la antropología se establecieran como disciplinas distintas. Del mismo modo, en la disciplina que ahora llamamos filosofía, una serie de pensadores practicaban formas de atención a las formas de vida de otras especies, aunque no siempre lo hacen bien: podemos pensar de Aristóteles El Historia de los animales . El 1790 de Goethe La metamorfosis de las plantas se destaca como un ejemplo temprano de rigor observacional que se une a la imaginación teórica. ……
….Las lecturas creativas y críticas de la literatura científica natural contemporánea también han permitido a los estudiosos deconstruir y reconstruir afirmaciones de verdad para una mejor comprensión del mundo de los demás. El trabajo de Haraway sobre primates se destaca como un ejemplo temprano de este enfoque en la literatura anglófona. Otros, como el filósofo belga Despret, …ha ofrecido relecturas críticas de literatura etológica y biológica. Estas relecturas están atentas a los contextos históricos y las formas complejas en las que las prácticas y los conocimientos científicos son moldeados por la política, el género y la posicionalidad del observador. En una línea similar, Carla Hustak y Natasha Myers han explorado la inteligencia y la agencia de las plantas, repensando la centralidad del individualismo competitivo en los relatos biológicos dominantes, desde Darwin hasta los neodarwinistas….. Despret llama a su práctica una «etología de los etólogos», cuestionando herramientas para observar el comportamiento animal desarrolladas por personas como Konrad Lorenz (una figura compleja y problemática) y luego devolver formas mutadas de ellos a los propios científicos. Este espacio de intervención crítica también está vivo y coleando dentro de una comunidad científica fundamentalmente heterodoxa. Biólogos del comportamiento como Jane Goodall, Barbara Smuts, Thelma Rowell, Marc Bekoff y Frans de Waal, entre muchos otros, han estado activamente comprometidos durante muchos años en desafiar y reinventar las prácticas de conocimiento y experimentación dentro de sus campos, reconociendo la subjetividad y la individualidad de sus socios de investigación, así como el propio contexto del investigador, la situación encarnada y la implicación en lo que se puede conocer.

…..Los estudiosos de estudios de múltiples especies también han destacado la promesa de escribir narrativas ricas en anécdotas, metáforas y figuración. La acusación de antropomorfismo cierra la discusión, según Val Plumwood, en lugar de abrir una investigación crítica sobre cómo los elementos de un rasgo dado pueden o no ser compartidos por los no humanos. Al mismo tiempo, como ha argumentado Eileen Crist, los esfuerzos por adoptar un lenguaje neutral a menudo han sido mecanomórficos, proyectando características de máquinas sobre formas de vida o exhibiendo formas arraigadas de lo que de Waal ha llamado «antropodenial». De manera similar, si bien las observaciones de campo, especialmente de individuos o instancias individuales, carecen de la (supuesta) repetibilidad de los experimentos de laboratorio, también crean nuevas oportunidades para apreciar la personalidad, la innovación y la improvisación. Como han señalado algunos etólogos, la anécdota puede ser un recurso notable, que nos permite salir de un espacio estrecho de comportamientos típicos de las especies para reconocer la diversidad individual o social y la capacidad creativa dentro de otros modos de vida.
Sin embargo, las ciencias naturales están lejos de ser la única forma de conocer y comprender la vida de otras especies. Si bien los conocimientos y las prácticas de las ciencias han desempeñado un papel clave en los estudios de múltiples especies, el campo también ha buscado una variedad de otros enfoques, con el objetivo de descolonizar y desafiar de manera más amplia los supuestos dominantes sobre el conocimiento, la experiencia y quién está autorizado para hablar en nombre de la naturaleza. …. Esta diversidad biocultural se ha convertido en sí misma en un hilo conductor de los estudios de múltiples especies. Basándose tanto en materiales escritos como en investigaciones etnográficas, los académicos han explorado las formas en que las comunidades indígenas, cazadores, agricultores y muchos otros entienden y habitan los mundos. Este trabajo, por ejemplo, se ha centrado en los sueños indígenas australianos que registran relaciones de polinización y florecimiento mutuo, conocimientos íntimos ecológicos y animales de cazadores amazónicos y circumpolares, y culturas cargadas de químicos para el mantenimiento del césped en los Estados Unidos contemporáneos. Multiplicando perspectivas, estos enfoques alteran la hegemonía de los relatos científicos sobre la naturaleza, destacando las formas complejas y a menudo contradictorias de conocer, valorar y vivir que siempre están inevitablemente en juego y en juego en la configuración de los mundos.
Los artistas también se han convertido en participantes principales en proyectos académicos que cuestionan los enfoques convencionales para hablar por la naturaleza, explorando oportunidades para sumergirse en las vidas de otros. 6En lugar de limitarse a producir la monografía o el ensayo, los artistas han generado durante mucho tiempo instalaciones multimedia e intervenciones performativas para llamar la atención sobre animales, plantas, hongos y otros en la periferia de los mundos antropocéntricos. En su contribución a esta colección, Cary Wolfe y Maria Whiteman juegan con las convenciones de la erudición académica……
Los artistas y etnógrafos también están utilizando experimentos performativos para investigar las dimensiones especulativas de mundos de múltiples especies, como ilustran Eben Kirksey y sus colegas en su contribución a esta colección. ….. El arte de performance con otros tipos de criaturas a menudo cita el trabajo de Joseph Beuys, quien vivió con un coyote en una galería de arte de Manhattan durante tres días en 1974. Basándose en más de cuarenta años de arte ecológico que ha llegado desde Beuys, los artistas contemporáneos están facilitando formas alternativas de hablar y pensar sobre cómo nuestra propia supervivencia depende de enredos dentro de conjuntos de múltiples especies. … Caitlin Berrigan realizó lo que llamó un «gesto de crianza» en el Salón Multiespecies. Berrigan extrajo su propia sangre, que está infectada con el virus de la hepatitis C, y la ofreció como fertilizante rico en nitrógeno a una planta de diente de león. Al promulgar una relación de sufrimiento compartido, de cuidado mutuo y violencia, … Otros artistas, como Miriam Simun, Kathy High y Natalie Jeremijenko, han aumentado el sensorio humano para reconfigurar nuestros compromisos con mundos de múltiples especies….
Los encuentros personales con criaturas compañeras, algunas de las cuales comúnmente se llaman mascotas y plantas de interior, también han dado lugar a un rico corpus de conocimiento empírico: los perros de Haraway, las artes de vermicompostaje de Sebastian Abrahamsson y Filippo Bertoni, el compromiso pegajoso de Franklin Ginn con las babosas de jardín, Jennifer Las «flores malas» de Hamilton y los moldes de limo de Tarsh Bates, por nombrar solo algunos. …… En el Centro de Estudios Felinos, Jeffrey Bussolini y Ananya Mukherjea han establecido un nuevo tipo de laboratorio con seis gatos en su apartamento de Manhattan. Jugando con un espíritu experimental tradicional encarnado por Lorenz y otros (que vivían con algunos de los animales que estudiaron….. Más allá de la inmediatez de nuestros propios encuentros, los videos virales en YouTube y los medios de comunicación social ahora brindan un flujo ininterrumpido de imágenes y comentarios sobre las relaciones entre especies. Si los documentales televisivos sobre la naturaleza del siglo XX ayudaron a dar forma a la forma en que piensan los científicos, el trabajo emergente en el campo de los estudios de múltiples especies está respondiendo a estos medios del siglo XXI con proyectos que despliegan cámaras de criaturas u orbitan alrededor de las páginas de fans de Facebook y grupos Meetup.

……..Los biólogos y ecologistas se han convertido en “amigos críticos” para los estudiosos de múltiples especies a medida que los nuevos modos de colaboración y compromiso permiten movimientos promiscuos sobre fronteras que, durante las Guerras Científicas de la década de 1990 al menos, parecían fronteras fijas…. Algunos de los equipos están integrados por artistas, filósofos y etnógrafos: en un caso, aprendemos cómo usar ranas vivas para experimentar con la brecha especulativa que surge con el embarazo humano; en otro, encontramos paisajes devastados moldeados por complejos conjuntos de especies múltiples. Otros equipos incluyen filósofos y biólogos, por ejemplo, en la exploración del pastoreo en Francia; otro más reúne a etnógrafos con experiencia en elefantes y mundos microbianos para explorar sus encuentros y rehacer los brotes del virus del elefante.
…Los académicos de estudios de múltiples especies están explorando cómo estos diversos enfoques podrían involucrarse responsablemente. A menudo, la multiplicación de perspectivas conduce a entendimientos, valores, prioridades y, en última instancia, mundos conflictivos. En este contexto, importa qué preguntas hacemos, qué modos de indagación adoptamos, qué prácticas de mediación, actuación, creación, y traducción empleamos, así como qué historias contamos. Multiplicar perspectivas no se trata simplemente de ensamblar diversidad, ni de adoptar un relativismo fácil; más bien, se trata de «quedarse con el problema «en un esfuerzo por navegar de manera significativa a través de la complejidad de los mundos en proceso. ……
Mundos de múltiples especies
Rechazando la elección entre el realismo no reconstruido y un relativismo fácil —entre un mundo singular «allá afuera» esperando descripción y un idealista libre para todos—, la noción de mundos insiste en la coconstitución, la interacción material-semiótica, que da forma a lo que es. Hay una variedad particular de realismo .. en juego aquí: si bien las mesas, los átomos y las coliflores son muy reales, también están moldeados por modos de comprensión y compromiso. Desde esta perspectiva, cualquier división absoluta entre epistemología y ontología se rompe a medida que los mundos emergen y se remodelan continuamente a través de intra-acciones dinámicas. Como tal, las formas de conocer y comprender tienen profundas consecuencias: dan forma a los mundos. No solo, no de una vez por todas, sino a través del trabajo desordenado y colaborativo al que algunos se han referido como construcción social. Como nos recuerda Latour, lo social no es la materia ni el material de esta construcción; más bien, nombra el proceso de reunión en el que diversas agencias ejercen cada una su propia fuerza en la formación de resultados….. El trabajo en estudios de múltiples especies «busca entender el mundo como materialmente real, parcialmente cognoscible, multicultural y multinatural», emergiendo en medio de «relaciones contingentes de múltiples seres y entidades». En resumen, mientras que los mundos están hechos, no están «hechos»; se elaboran en lo múltiple: más de uno pero menos de muchos.
Basada en estos conocimientos, la atención cuidadosa y crítica a la especificidad de los mundos de vida de otras especies ofrece una vía importante para la erudición en humanidades y ciencias sociales durante una era de cambios cada vez mayores. Partiendo de un enfoque previo, a menudo implacable, en anthropos , el trabajo en estudios de múltiples especies se une a otros estudios, viajando con nombres como naturaleza-culturas y posthumanismo, que apunta a reconfigurar críticamente lo humano mientras problematiza y trabaja entre naturaleza / cultura y naturaleza / dualismos humanos. . Este trabajo es más fuerte cuando el impulso no es simplemente disolver las distinciones entre estas categorías y crear una planitud amorfa. Como señala Mick Smith, haciendo referencia a Derrida, esta investigación «reconoce ‘la fragilidad y la porosidad del límite entre la naturaleza y la cultura’ no para colapsar estas categorías entre sí sino para ‘multiplicar la atención’. a las diferencias «en todos los niveles» … Teniendo esto en cuenta, los enfoques multiespecíficos tratan precisamente de multiplicar diferencias y modos de atención, de la especificidad de los enredos naturales-culturales vividos en zonas de contacto espeso, con sus propias historias y posibilidades muy particulares.
…Críticamente, la atención a lo particular requiere que nos preguntemos cómo los mundos específicos llegan a importar, y a importar de manera diferente, para seres dados. Para plantear esta pregunta en serio, el trabajo en estudios de múltiples especies insiste en la multiplicidad biosocial que reside dentro de varios «tipos». Emergiendo del medio, un medio del que crece y se desborda, una especie nunca se queda quieta. Esta complejidad se aborda en las ciencias biológicas y de diversas formas, creando múltiples, o lo que John Dupré llama promiscuos, conceptos de especies que son más o menos apropiados para diferentes esferas de la vida. Además, los modos de establecer distinciones entre uno mismo y el otro, entre iguales y diferentes, se extienden mucho más allá de lo humano: por ejemplo, las avispas polinizan selectivamente y, por lo tanto, constituyen lo que podría considerarse una especie de higuera particular. Si algunos filósofos influyentes asumen que las especies no humanas están atrapadas en burbujas, Si prestamos atención, a nuestro alrededor, los conjuntos emergentes de múltiples especies están socavando estas visiones de estasis y encierro, a medida que enjambres virales, multitudes de animales salvajes y otros agentes volubles se unen para formar nuevos mundos mientras elaboran y reformulan performativamente lo que contará como su tipo.
En todos los niveles, desde el organismo individual, pasando por diversas formas de vida comunitaria y colectiva, hasta la especie misma, la humanidad está coconstituida dentro de densas redes de vivo intercambio. Por ejemplo, los hallazgos emergentes sobre el microbioma revelan que, dentro de nuestros cuerpos y más allá de ellos, cada uno de nosotros es una especie múltiple: nuestros cuerpos está repleto de diversos tipos de formas de vida parasitarias y simbióticas. Este trabajo da un nuevo giro a la afirmación de Annemarie Mol de que un cuerpo es «una multitud intrincadamente coordinada». En palabras de Deleuze y Guattari, los cuerpos se han convertido en “multiplicidades de multiplicidades que forman una solaensamblaje , operando en el mismo ensamblaje : paquetes en masas y masas en paquetes «.Rompiendo la separación entre cuerpos interiores y ambientes externos, los académicos están estudiando ensamblajes de múltiples especies donde los organismos están copresentes y conectados … a sí mismos, siendo empujados en diferentes direcciones, siempre en el proceso de volverse múltiples y paralelos, fuera de sí mismos con disolución, presentes de manera intermitente a sí mismos, cada uno de ellos un para-yo. En su contribución a esta colección, Jamie Lorimer conecta estas ecologías internas y sus posibilidades emergentes para la regeneración microbiana con procesos más amplios de conocimiento, comunidad y creación de riqueza.
Más allá de lo que podríamos llamar el funcionamiento biológico de los cuerpos, los contornos de la experiencia humana se forman a través de enredos diversos y consecuentes. No hay ser humano aislado, no hay forma de vida humana que no haya surgido en diálogo con un mundo más amplio. En líneas relacionadas, Lestel y Christine Rugemer han argumentado que debemos comprender «los orígenes animales de la cultura humana». Desde esta perspectiva, las culturas humanas no son de una naturaleza biológica más fundamental, sino que son, más bien, otra expresión de esa naturaleza…..Si bien todo esto es ciertamente cierto en abstracto —lo humano no es en absoluto lo que muchos de nosotros nos han hecho creer la atención a lo particular requiere que nos preguntemos cómo esta relacionalidad coformada llega a importar de manera diferente.
Si bien los humanos pueden estar conectados con otros, no todos están enredados de la misma manera: «La especificidad y la proximidad de las conexiones son importantes». Como tal, gran parte de este trabajo ha buscado explorar, con ricos detalles históricos y etnográficos, el trabajo desigual, los riesgos, las posiciones y las exposiciones, así como las formas de ser y conocer, de diferentes individuos y comunidades.Las historias de género y raza, de economía política y colonización se superponen en mundos multiespecie dando forma a posibilidades para todos. Vemos esto en las realidades del manejo de desechos neocoloniales para los pueblos inuit y una variedad de animales de «basura» en el norte de Canadá, y en el otro lado del mundo en los impactos desiguales sobre los trabajadores indígenas y los elefantes cautivos que se encuentran, tanto en a su manera, “trabajando por el bosque” en el estado indio de Kerala.
Estas realidades confusas, incómodas, inquietantes y siempre desiguales exigen que los estudios de múltiples especies sean más que una mera descripción y celebración de comunidades enredadas y procesos de convivencia. Siguiendo el ejemplo de Haraway, “El punto es marcar la diferencia en el mundo, dar nuestro destino a algunas formas de vida [muerte, ser y devenir] y no a otras. Para hacer eso, uno debe estar en la acción, ser finito y sucio, no trascendente y limpio «.La frase «en el mundo» importa aquí: el trabajo en estudios de múltiples especies comienza con la proposición de que no hay espacio fuera de la acción desde el cual obtener conocimiento absoluto o universal y, sin embargo, debemos actuar. Pero también importa en el sentido de que la participación en un mundo de convivencia nos implica necesariamente: en la medida en que todos ayudemos a dar forma a los mundos, somos responsables de cómo y en qué se convierten. .. Como sostiene Beth Carruthers, estamos «actuando como si todo importara».
Rechazando la oposición cansada entre tres demandas inconmensurables: justicia social en una vena humanista, ética centrada en el bienestar de entidades individuales (generalmente animales no humanos pero en menor medida plantas, hongos, piedras y otros), y una ética ambiental involucrada principalmente con la salud de los ecosistemas y las especies — el trabajo en estudios de múltiples especies ha adoptado enfoques éticos relacionales para lidiar con diversas demandas en competencia. Este trabajo se inspira en las ricas tradiciones de pensamiento ético en los estudios de ciencia y tecnología feministas, las filosofías feministas y continentales y sus intersecciones. …. No hay respuestas claras y finales aquí,Pero tampoco se permiten relativismos fáciles. Este tipo de relativismo: tú tienes tu verdad y yo tendré la mía; tú habitas tu mundo y yo habitaré el mío, es perezoso y peligroso. Al final del día, se deben tomar decisiones sobre cómo nos desenvolveremos dentro de un mundo que, sin embargo, es múltiple, también compartido, finito y (en muchos sentidos)en lucha. Los recursos deben distribuirse; Los reclamos de derechos y justicia serán escuchados o ignorados. Importan los marcos de construcción de significado, de valoración y verificabilidad, bajo los cuales se realizan las deliberaciones o se ejecutan las respuestas de rutina.
Competir por mundos mejores requiere aprender a tomarse en serio a los demás en su alteridad, encontrar modos de salir del paso que eviten la fantasía de la traducción universal o un criterio singular —generalmente “nuestro” – de evaluación o verificación. También requiere aprender nuevos modos de tomar en cuenta y con otros enigmáticos que no pueden ser —o tal vez no quieren ser— representados o incluso volverse cognoscibles o sensibles dentro de cualquier modo de comprensión disponible. Y así, como sostiene Hugo Reinert en su contribución a esta colección, esta obra también debe dejar abierta “una cuestión de quién —y qué— se considera que existe y de cómo ciertos modos de existencia se hacen (y no) cuentan. » Nada de esto es simple, y tampoco significa que no haya bien o mal; más bien, significa que el bien y el mal deben elaborarse cuidadosamente, una y otra vez, dentro de procesos más amplios de impugnación. Esta ética requiere un cuestionamiento continuo, un esfuerzo por cultivar nuevos modos de atención – “prácticas novedosas innovadoras de escuchar como técnicas arriesgadas de cuidado cosmopolítico” – que podrían ayudarnos a vivir bien dentro de relaciones que rara vez se pueden resolver a satisfacción de todos y nunca de una vez por todas.
Desde esta perspectiva, la ética está en el centro de las cuentas de múltiples especies, no una adición, atornillada a un lado. Adoptando y reelaborando la noción deleuziana de que la ética es etología, enfoques de múltiples especies se basan en el entendimiento de que la atención cuidadosa a las diversas formas de ser y devenir es inseparable del trabajo de la ética. Como Thom van Dooren y Deborah Bird Rose argumentan en su contribución a este tema, la etología / etografía es un acto de testimonio: la atención a los demás es vital para responder de manera apropiada, mientras que contar sus historias también tiene el potencial de atraer a otros a nuevas experiencias. relaciones y responsabilidades. Como todos los demás relatos, las historias de especies múltiples son tecnologías activas de la mundialización: «Las historias son un medio para las formas de vida».De esta manera, en lugar de simplemente celebrar la mezcla de múltiples especies, un hecho básico de la vida, este trabajo también aborda las preguntas más analíticamente interesantes y políticamente cargadas que se derivan de preguntar cui bono: ¿quién se beneficia cuando las especies se encuentran? Al hacerlo, el trabajo en estudios de múltiples especies se preocupa por el cultivo de lo que hemos llamado artes de la atención. Esta atención es una proposición de dos partes: tanto una práctica de llegar a conocer a otro en su particularidad íntima —aplicando constantemente las propias facultades y energías observantes y, al mismo tiempo, una práctica de aprender cómo uno podría responder mejor a otro, podría trabajar para cultivar mundos de florecimiento mutuo, es decir cómo uno podría ser «asiduo en ministrar el consuelo o el placer de los demás, prestando atención a sus deseos». En resumen, las artes de la atención nos recuerdan que conocer y vivir están profundamente enredados y que prestar atención puede y debe ser la base para crear mejores posibilidades para la vida compartida.

Para leer desde la publicación original

https://read.dukeupress.edu/environmental-humanities/article/8/1/1/61679/Multispecies-StudiesCultivating-Arts-of

  • ¡Compartí este post!
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on email

Posts relacionados